Quitaesmalte

Muchas personas les gusta usar esmalte o pintauñas transparente o de color. A la hora de eliminar ese esmalte de uñas utilizan la acetona como quitaesmalte. Este tipo de quitaesmalte por lo general quita el esmalte de uñas más fácilmente que uno que no contenga este ingrediente. También es útil para despegar uñas postizas y para eliminar el pegamento fuerte de los dedos.

Antes de aplicar una nueva capa de esmalte de uñas, el esmalte viejo debe ser eliminado completamente y la uña debe ser limpiada. Una persona puede hacer esto mediante el uso de acetona. Esto es a menudo la forma más barata disponible, y es eficaz en la eliminación de esmalte de uñas rápidamente. Tiene un aroma fuerte y se evapora rápidamente, dejando una sensación de frescura en las uñas. Uno de los principales inconvenientes de este tipo de quitaesmalte es que puede secar las uñas.

La acetona es un material natural que se encuentra en los árboles. Pero además, la acetona se puede fabricar, es un ingrediente común en los plásticos.

La razón por la que la acetona como quitaesmalte es tan eficaz es porque la acetona es un disolvente. De hecho, se usa en algunos laboratorios y como un ingrediente en algunos disolventes de pintura y productos de limpieza. Se menciona en los envases de pegamento como una de las maneras de quitar el pegamento de los dedos.

Los efectos a largo plazo de acetona en los seres humanos todavía no están claros, pero para algunos de los peligros conocidos son suficientes. Por esta razón, también están disponibles para su compra quitaesmaltes sin acetona. Estos quitaesmaltes son comúnmente más caros que las versiones basadas en acetona. También por lo general no huelen tan fuerte. Además, generalmente no son tan eficaces, por lo que puede ser necesario usar mayor cantidad de producto. Los quitaesmaltes sin acetona son, sin embargo, normalmente menos agresivos para las uñas. Por lo tanto, puede ser la mejor elección para aquellos con uñas débiles o quebradizas.